3 de diciembre de 2007

Cuando un anuncio se convierte en película...

...y viceversa.

Martin Scorsese se ocupa este año de la campaña publicitaria de Freixenet y lo hace con un experimento a medio camino entre el documental y el cine, al más puro estilo de Hitchcock.

La Clave Reserva es el homenaje de un fantástico director a otro genial. Los guiños son constantes a lo largo de todo el anuncio, la tensión se palpa en cada plano y el resultado final es extraordinario.


No es el primer director que se interna en el mundo de la publicidad, pero desde el famoso 1984 de Ridley Scott para Apple Computer no se había visto nada igual. En esa ocasión, aprovechando la coincidencia entre el año de lanzamiento de su Macintosh y el título de la famosa novela de Jeorge Orwell, Apple trataba de romper con la egemonía del IBM -el Gran Hermano- gracias a este anuncio, estrenado nada menos que en la retransmisión de la Super Bowl, uno de los momentos de máxima audiencia en la televisión estadounidense.



Dos buenos ejemplos de cómo se puede hacer cine en el corto espacio de tiempo que te permite la publicidad.

Enlaces: