1 de noviembre de 2007

La Noche de las Ánimas

Aunque el origen remoto de la celebración está ya presente en los druidas celtas, poco a poco se transformó en una celebración pagana del final del verano y la cosecha. Como con otras fiestas de este tipo, la iglesia católica la sacralizó e incorporó a su calendario religioso.

En cuanto a la transformación sufrida en Estados Unidos, bajo el nombre de Halloween -All Hallow's Eve (Víspera del Día de los Santos)-, llegó de manos de los inmigrantes europeos, principalmente los irlandeses, durante el siglo XIX.

Ahora nos la devuelven convertida en una especie de circo, un carnaval oscuro y descafeinado que, a base de publicidad, mercadeo de todo tipo, películas de dudoso gusto y patéticas pantomimas televisivas, no ha servido más que para echar por tierra siglos y siglos de tradiciones populares.

Menos mal que todavía quedan irreductibles pueblos, como Radiquero, que nos recuerdan de dónde venimos y se niegan a que les digan a dónde tienen que ir. El mejor ejemplo por estas tierras de cómo celebrar la Noche de las Ánimas.